“El dinero viene y va, y cuando mueres no te lo puedes llevar”

Con motivo de la campaña Mujeres Inspiradoras del Mundo, viajamos a Nepal con nuestra compañera Silvia Culleré para conocer la historia de una mujer luchadora y valiente. Os presentamos a Maya Nepali.

Maya Nepali nació en Bhaktapur, un pueblo del valle de Katmandú situado a 16 kilómetros de la capital, hace 48 años. “Maya es una persona elegante, educada y con un gran saber estar. Transmite alegría, tranquilidad y también mucha generosidad y protección hacia los demás”, explica Silvia, quien la conoció comprando artesanía en su tienda en uno de sus muchos viajes a Nepal.

Maya lleva 30 años dedicándose a la venta de artesanía. Primero, mediante la venta ambulante y ahora, desde los últimos 10 años, en una tiendecita pequeña ubicada en la plaza de la stupa budista de Boudhanath, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Allí, día tras día, vende productos hechos por ella y artículos de otros artesanos.

Su trabajo le ha permitido conocer a personas de distintos países del mundo y, a pesar de no saber leer ni escribir, ha aprendido a hablar inglés, algo de francés, alemán e incluso japonés. Gracias a amigos, pudo salir de Nepal por primera vez en su vida hace tres años para viajar a Alemania y Suiza.

Pero el camino no ha sido fácil. Maya nació en una familia muy humilde, siendo la mayor de 8 hermanos. “No necesito dinero para ser feliz: el dinero viene y va, y cuando mueres no te lo puedes llevar”, afirma. Ella precisa lo mínimo: sólo lo necesario para comer y vestir. Y añade: “Soy feliz, sin dinero, pero con muchos amigos”. Precisamente sus amigos junto con su marido y dos hijos son lo más sagrado de su vida.

Maya contrajo matrimonio hace 30 años con un hombre de casta distinta. En Nepal, como pasa en la India, existe un sistema de castas muy arraigado que define las clases sociales y casarse con una persona de una casta inferior no es normalmente aceptado por la familia. Eso es precisamente lo que le ocurrió. Ella pertenecía a la casta newar, mientras que su marido era de la brahman, una de las más importantes, por lo que Maya nunca ha sido aceptada por su familia política. Su marido, que hoy padece una enfermedad del corazón y no puede trabajar, ha sido desheredado.

El devastador terremoto que tuvo lugar en Nepal en abril de 2015 supuso otro duro golpe para Maya. Porque una de las zonas más afectadas fue Bhaktapur, su ciudad natal y en la que vivían sus padres. El terremoto acabó con sus vidas, una imagen que Maya no puede quitarse de su cabeza. Sin embargo, a pesar de las adversidades, ella sigue apostando por la vida. Y cada día, a las 7 de la mañana, sube la persiana de su tienda con una sonrisa para saludar al mundo.

La mujer puede aportar educación y conocimiento. En Nepal hace unos años era impensable que las mujeres ocuparan ciertos cargos y ahora algunas trabajan en bancos, etc.”, explica Maya, cuyos valores son la honestidad, la amistad y la familia.

¿Qué mensaje le darías a las mujeres del mundo?

Que trabajen y que sean independientes.

¿Qué mensaje le darías a los hombres del mundo?

Que ayuden a las mujeres y que las cuiden mucho.

Un consejo para tu hija.

Que tenga hijos y que los cuide mucho.

Un consejo para tu hijo.

Que ayude a su mujer y que no haga como su padre, que a pesar de ser estar muy enamorados, nunca me ha ayudado.

 

Conoce a más Mujeres Inspiradoras del Mundo

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *