¡Mujeres, no tengáis miedo!

Yuyun_Mujeres Inspiradoras del Mundo

Viajamos a Indonesia para conocer a Sri Wahyuni, Yuyun, una mujer de alma libre y ferviente defensora de la igualdad entre mujeres y hombres. Nos la presenta Marta Riera.

Yuyun nació hace 34 años en Aceh Besar, en la isla de Sumatra (Indonesia). Es una provincia de mayoría musulmana en la que está implantada la ley islámica o sharía. “A pesar de tener esta ley, nada para a las mujeres de hacer lo que ellas quieran, ¡como yo!”, cuenta. Ella empezó a estudiar para ser comadrona, pero su vida cambió con el tsunami de 2004: empezó a trabajar para una ONG mientras estudiaba.

El tsunami devastó la costa de Banda Aceh cobrándose la vida de más de 275.000 personas. Tras su paso llegó la paz entre Indonesia y la guerrilla de Aceh después de 30 años de conflicto. “La guerra en Ache fue muy difícil para nosotros… recuerdo no poder salir de casa después de las cinco de la tarde. Recuerdo el día que vi llegar al ejército a la cafetería que estaba situada al lado de casa de mis padres y como dijeron de manera muy grosera a la gente que se tumbara en la carretera sin camiseta, los pisaron y los golpearon con las culatas de las armas. También presencié como más de 15 soldados entraron en casa de mis padres, sin permiso, registrando toda la casa y preguntando si escondíamos a alguien del Movimiento Aceh Libre. ¡No quiero volver a vivir en esas condiciones… cuando no eres libre para nada!”, explica.

Yuyun primero se mudó a Yogjakarta para trabajar en una compañía minera y después a Iboih, un pequeño pueblo de la isla de Weh. “Allí tenía una vida muy tranquila. Veía a los buceadores volver del mar y fue en ese momento cuando empezó mi curiosidad por el mundo del buceo… ¡Cada vez tenía más ganas de probarlo! Así que en junio de 2012 empecé con el primer curso, el Open Water, y fui sacándome cursos mientras trabajaba hasta que me convertí en la primera Instructora PADI de la provincia de Aceh”, explica. Y añade: “Ahora mi sueño es abrir un pequeño centro de buceo y poder enseñar a otras mujeres locales a ser buceadoras como yo hice, darles la oportunidad, ya que bucear es caro y muchas no pueden acceder a ello”.

Dicen que somos débiles… Pero las mujeres no somos débiles. Las mujeres pueden ser fuertes y pueden traer paz al mundo”, afirma. Y pone como ejemplo a Susi Pudjiastuti, la Ministra de Asuntos Marítimos y Pesca de Indonesia, y a Jacinda Ardern, la primera ministra neozelandesa. “La mayoría de mujeres si son inteligentes y llegan a altos cargos públicos no toman decisiones solo pensando en el resultado, ellas también usan y se guían por el corazón, y eso lo cambia ¡todo!».

Yuyun también está comprometida con la conservación de nuestro planeta. Participa en un proyecto para preservar y plantar coral y en la limpieza de las playas. “Si somos persistentes, más gente se sumará o al menos dejará de tirar la basura en cualquier sitio”, dice.  Y es que Yuyun intenta concienciar a la gente local sobre la importancia de la conservación del medio ambiente, especialmente con el tema del plástico: “Más que decir, intento mostrarles la manera de no usar plástico, por ejemplo, cuando voy a comprar al mercado, siempre llevo mis propias fiambreras para poner el pescado y toda la comida. Cuando me ven hacerlo me preguntan que por qué no lo pongo en una bolsa de plástico, y yo les contesto ‘¿para qué necesito plástico si puedo prescindir de él?’ El plástico no es saludable ni tampoco es bueno para el medio ambiente, terminará todo en el océano. Además, les digo que, en el Corán, Alá nos pide que cuidemos el medio ambiente y que lo sepamos escuchar. La verdad es que en algunos momentos me hago un poco la tonta para hacerles pensar… intento hablarles a través de la religión, y observo que muchas veces pasan a la acción”, comenta. Y no sólo plástico, porque Yuyun también elabora aceite de coco para cocinar y no compra el de palma.

Yuyun, a quien le duele ver las desigualdades sociales, tiene claro qué manda en su corazón: “Si mantienes una mente positiva, una buena actitud, una mirada positiva, tu corazón te llevará a ser una buena persona. Para mí, si eres amable desde tu corazón, desde tu interior, y honesto, vivirás más fácilmente, tu camino será más fácil”.

Para ella, las tres cosas más sagradas de la vida son Dios, sus padres y su marido. “El Islam es paz y sumisión a Dios. Islam quiere decir entender el Corán y el Hadiz para el bien de todos los seres humanos, los animales y la naturaleza. Pero lo que veo actualmente no es lo que aprendí: la gente está siendo muy agresiva, sale el ego, el deseo a pensar que somos los mejores, mientras que en el Islam se habla de que tenemos que luchar contra nuestro ego. La gente se preocupa por Dios y no por el ser humano. Debo tener mucho cuidado al escuchar a los eruditos musulmanes, ellos realmente tendrían que hablar sobre Dios, el ser humano, la naturaleza… “

“Me siento triste. Lo que aprendí es que debemos ser amables con todo lo que compartimos en nuestra vida mientras vivimos en el mundo. Por favor, sed amables y respetuosos con el ser humano, los animales y el medioambiente. Es todo lo que necesitamos”, concluye.

 

¿Qué mensaje darías a las mujeres del mundo?

Somos mujeres y podemos ser lo que queramos ser. Les diría sobre todo que no tengan miedo, que sigan adelante a pesar de lo que diga la gente, que no se preocupen por ser diferentes y que simplemente hagan lo que deseen, siempre y cuando sea algo positivo, algo bueno.

Para mí es importante no tener miedo… Personalmente como mujer musulmana y de Banda Ache, donde los musulmanes son estrictos, no fue fácil ser la única en muchas cosas…y ahora cuando miro a mi alrededor, veo gente orgullosa de lo que he hecho. Al principio tenía mucho miedo por los comentarios de la gente, de qué pensaban, de la sociedad, de la sharía…. Por lo tanto, ¡mujeres, no tengáis miedo!

 ¿Qué mensaje darías a los hombres del mundo?

Somos lo mismo. En el Islam mujeres y hombres son iguales. ¿Qué diferencia hay entre nosotros? La diferencia es lo que haces en tu vida terrenal. Porque al final lo que cuenta es lo que has hecho de positivo a lo largo de tu vida…

Quiero que el hombre respete a la mujer y piense que somos iguales. No quiero que piensen: “Oh!, las mujeres no pueden hacer esto o aquello, son débiles…” Yuyun puede cargar los tanques de buceo y puede bucear como los hombres, puede subir a las palmeras a coger los cocos… Puede hacer lo que quiera.

Un consejo para tus hijos.  

Le daría el mismo consejo a una hija que a un hijo. Como ya dije hombres y mujeres, niños y niñas somos lo mismo. Debemos tener las mismas oportunidades y hacer lo que realmente queramos.

Cuando tenga hijos, primero les educaré en la religión. Hoy en día hay múltiples opiniones respecto a mi religión y eso me preocupa… así que quiero educarlos en la religión yo misma.

Y como consejo les diría que no importa quién eres, si tienes estudios o no, si tienes dinero o no, si puedes viajar o no… Lo importante es ser buenos con todo el mundo, no sólo con las personas, también con los animales y el medioambiente. Tenemos que ser amables con todo lo que existe en este mundo, todos compartimos esta vida y tenemos que saber convivir todos juntos en la Madre Tierra.

Conoce a más Mujeres Inspiradoras del Mundo

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *