Bosque Viajero Tarannà 2030


Este viaje hace respirar a los árboles

Bosque Viajero Tarannà busca reducir nuestra huella de carbono y luchar contra el cambio climático. ¿Cómo? Financiando la plantación y el mantenimiento de árboles en puntos de interés medioambiental en España.

Este año 2022 continuamos con nuestro compromiso con el medioambiente y si cabe con un paso más comprometido. Toda nuestra programación, cada uno de nuestros viajes incluyen la plantación de un árbol en el Valle de Iruelas (Ávila). Nuestro agradecimiento a todos los viajeros y viajeras que hacen posible crecer este Bosque Viajero Tarannà 2030. El proyecto del Valle de Iruelas nació como consecuencia de la devastación de esta área natural motivada por el cambio climático, la sequedad y la propagación de un incendio en el 2019 que afectó gravemente a la superficie arbolada situada en la cabecera de la garganta, iniciándose de forma inmediata medidas de urgencia para prevenir la erosión y otros fenómenos de degradación. Sin embargo, es necesario proceder a la repoblación para la restitución del ecosistema, al no observarse regeneración natural. En un contexto de cambio climático, estas acciones son aún más urgentes, siendo hoy las condiciones para la instalación de los árboles más adversas que en el pasado, con períodos de sequía más prolongados y eventos de precipitación más irregulares.

Por este motivo es indispensable garantizar la capacidad de respuesta de los ecosistemas y su adaptación a estas nuevas condiciones, principal motivación de esta propuesta que incluirá además otras medidas dirigidas a la mejora de los hábitats afectados, la divulgación y la participación, maximizando no sólo su impacto medioambiental, sino también su impacto social.

La Verdad de los Árboles from Lorena Lácar on Vimeo.

En 2021 se apostó por Les Guilleries-Savassona (Barcelona), donde se pretendía favorecer un cambio de especie en la masa principal y el desarrollo del sotobosque, incrementando al mismo tiempo la biodiversidad. Las especies empleadas fueron principalmente el pino piñonero (Pinus pinea), la encina (Quercus ilex) y el roble pubescente (Quercus pubescens), acompañadas de serbal (Sorbus domestica) y mostajo (Sorbus torminalis) en menor proporción.

En 2019 y 2020 las dos zonas elegidas fueron la Sierra de Gredos (situada entre Salamanca, Cáceres, Ávila, Madrid y Toledo) y Torroella de Montgrí (Girona). En la Sierra de Gredos trabajan con pinos silvestres y abedules para restaurar la masa forestal, frenar los procesos erosivos y promover la biodiversidad tras el incendio ocurrido en 2009. Cada árbol absorbe de media 178 kg de dióxido de carbono durante 40 años. En Torroella de Montgrí se dedican a la repoblación de la duna continental mediante la sustitución de los ejemplares que se encuentran al final de su ciclo. Se trata de pinos piñoneros que absorben, cada uno de ellos, una media de 290 kg de dióxido de carbono durante 40 años.

El origen de la iniciativa fue en 2019 y se extenderá hasta el año 2030 cuando el Bosque Viajero Tarannà contará con 1.200 árboles. La empresa encargada de la repoblación forestal es Bosques Sostenibles, especializada en iniciativas de RSC en medio ambiente.

Para más información haz clic aquí.

Tu opinión nos ayuda a mejorar, contáctanos





* Campos requeridos